Los logotipos representan los valores de la marca.

La empresa Signs ha realizado un estudio, que han llamado ‘Branded in Memory’, para conocer si realmente la sociedad recuerda los logotipos de grandes empresas. También, para conocer qué efectos tienen sobre nosotros estas imágenes de marca tan reconocidas.

En teoría, un logotipo ha de ser recordado fácilmente y transmitir los valores de la marca. Se trata de que al ver la imagen recordemos fácilmente el producto o servicio que nos venden.

Para la realización del estudio eligieron a 156 personas de nacionalidad americana, en un rango de edad de entre 20 y 70 años. El reto era dibujar diez logos durante hora y media.

Burguer King, Starbucks, Ikea, Adidas, Domino’s Pizza, 7-Eleven, Target, Wallmart, Foot Locker y Apple fueron las marcas elegidas.

Se trataba de una prueba de memoria, en la que estaba prohibido el uso de teléfonos móviles, ordenadores, o cualquier otro aparato que pudiera servir de ayuda.

El resultado fue cuanto menos sorprendente.

Recordamos mejor los logos más simples…

El logotipo más recordado fue el de Ikea, por un 30%, quizá debido a su simplicidad.

Al logotipo de Apple, 1 de cada 3 personas cometieron el error de dibujarle un tallo. Y un 15% dibujó la hoja en la dirección contraria.

En el caso de Starbucks, no queda duda de que la sirena es recordada. Sin embargo, es muy compleja como para ser recordada al detalle. Un 45% olvidó dibujar la corona. Solo un 16% recordó que la estrella estaba en el centro de la corona. Y un 55% omitió sus dos colas. Además, un 31% recordó el logotipo anterior a 2011, que incluía el nombre de la marca y un círculo negro.

Esta es una de las conclusiones más interesantes, y es que no solo se recuerdan mal los logotipos de grandes empresas, si no que además, aquellos que han evolucionado con el paso de los años han quedado peor grabados en la memoria de la sociedad. Es decir, se recuerda el diseño más antiguo, pero no el más actual.

Además, recuerdan erróneamente elementos de la publicidad más amplia de una marca como parte de su logotipo. En el caso de Burguer King mucha gente incluía en el logotipo una corona. La marca no cuenta con este detalle desde su logotipo de 1957.

Otra de las conclusiones es que la gente tiende a recordar aquellos logotipos más simples. Por un lado, los colores y tonalidades sí son bien recordados, pero en cambio, por otro, las proporciones y detalles más pequeños suelen pasar desapercibidos y ser olvidados.

Por lo tanto, no, no recordamos tan bien los logotipos como pensamos. Ni siquiera los logotipos de grandes empresas que invaden las ciudades y vemos por todas partes.