Imagen de marca - EL CORTE INGLÉS

El color. Elemento clave para la imagen de marca.

Para conseguir una buena imagen de marca es necesario una serie de elementos independientes entre sí. Es posible que todos cumplan la función de acentuar la identidad gráfica y la solidez de la imagen. Por lo tanto, los usuarios puedan reconocer quién está detrás del producto o servicio y, por consiguiente, determinar sus características y valores. El color es especialmente relevante a la hora de diseñar un logotipo, influyendo así en las decisiones de compra del consumidor.

Resumidamente, el color es una percepción visual que se genera en el cerebro de los seres humanos al interpretar las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores de la retina del ojo. Mientras, a su vez, interpretan y distinguen las distintas longitudes de onda que captan de la parte visible del espectro electromagnético.

Por lo general, la teoría del color divide a éstos a través de las siguientes escalas: cromáticas, acromáticas, monocromáticas y, finalmente, escalas policromáticas. Por otro lado, destacaremos el círculo cromático que se puede clasificar así: En primer lugar, hallamos los colores primarios, los únicos colores que no se componen mediante la mezcla de otros. Además, se dividen en estos apartados: de luz (RGB), de pigmento (CMY), primarios tradicionales (RYB) y colores psicológicos (R,Y,G,B). Por consiguiente, encontramos los colores secundarios, como consecuencia de la mezcla de colores primarios. Estos son: naranja, violeta y verde. Finalmente, están los colores terciarios que es el resultado de la combinación de colores primarios y secundarios.

En conclusión, la imagen corporativa tiene como objetivo transmitir una filosofía de marca al consumidor a través de la forma, el color y el nombre. Debido a esto, las personas tienden a asociar todos estos elementos con la imagen de la marca. Sin embargo, si estos componentes no se respetan, el resultado no será exitoso.

Imagen de marca - IKEA

La psicología del color. ¿Cómo percibimos la imagen de marca?

 

Por lo general, el color siempre va acompañado de una serie de connotaciones emocionales que impulsan a la mente del consumidor a producir una sensación determinada. A este fenómeno se le denomina “psicología del color”. A continuación, descifraremos las connotaciones de los colores especialmente relevantes.

Para empezar, hablaremos de los colores fríos. La mayoría de ellos contienen connotaciones positivas. El blanco significa pureza, transparencia y elegancia. El azul, transmite calma, serenidad y tranquilidad. El verde, esperanza y generosidad. Y, por último, el violeta está relacionado con la belleza y el lujo.

En segundo lugar, destacaremos los colores cálidos, cuyas connotaciones son positivas o bien negativas. El negro transmite lujo, elegancia y exclusividad, lo mismo que ocurre también con el gris. El naranja, cambio y modernidad. El rojo posee connotaciones positivas como la pasión, frente a negativas como el peligro. El amarillo se considera que es el color de la alegría mientras que negativamente, representa la envidia. Finalmente, el marrón está relacionado con la naturaleza.

Resumiendo, el color de marca es clave para el funcionamiento de un producto. Sin embargo, si no se tiene en cuenta a la hora de desarrollar la identidad corporativa de una marca el resultado puede ser nefasto. Tomemos como referencia la identidad de Ikea que combina en su logotipo el color azul y amarillo en representación de la bandera sueca. A modo de experimento, comprobamos visualmente qué sucede si optamos por usar otros colores como son el rojo y verde, que aluden por tanto la bandera portuguesa. Como consecuencia, eliminamos por completo el origen de su identidad corporativa, dándole un significado opuesto. También sucede lo mismo con el resto de ejemplos.

¿Consumirías algunas de estas marcas si usaran estos colores?, ¿qué te transmiten estas marcas con estos colores?

 

WhatsApp Whatsapeamos?