Campañas navideñas famosas más recientes en España.

¿Quién no se ha emocionado o tatareado los anuncios de las campañas navideñas españolas más famosas? Te mostramos algunas de las más recordadas en nuestra historia reciente:

Coca-cola

En 1997, todos conocimos a “Edu” quién protagonizó un famoso anuncio que incluía una frase que se hizo tremendamente famosa: “Hola soy Edu, Feliz Navidad”. La marca que promocionaba era la empresa de telefonía móvil Airtel y el eslogan de la campaña era:Esta navidad, Airtel invita”. En ella, el protagonista incita al consumo de llamadas haciendo un guiño humorístico al llamar a infinidad de personas repitiendo la misma frase. La finalidad de la campaña es la de regalar el alta, las cuotas y los tres primeros meses gratis.

En 1998, Clive Arrindell, o comúnmente conocido como «el calvo de la lotería de navidad», protagonizaba el anuncio de la lotería. Con poderes mágicos, se colaba en todos los hogares para repartir suerte. Desde entonces, los anuncios navideños no fueron los mismos hasta 2005. El calvo se convirtió en el depositario de ilusiones con  el lema “que la suerte te acompañe” marcando un antes y un después en la historia.

En 2012, Freixenet marcó un punto de inflexión en la marca puesto que salió de la línea que tradicionalmente ha sido sinónimo de famosos, lujos y sus inconfundibles burbujas. El rompedor cambio tuvo lugar al realizar una campaña navideña colaborativa en la que cualquier persona podía enviar un vídeo con su motivo para brindar, referenciando el eslogan “brindo por…”. Los mejores elegidos por Bigas Luna, se emitieron en televisión y ganaron un suculento premio económico.

Coca-cola toma como protagonista para sus campañas navideñas a Papal Noel. En 2013, el anuncio intentó tocar la fibra sensible de los consumidores, gracias al sentimiento que se despierta al compartir el refresco con los más queridos, transmitiendo felicidad.

El consumo masivo durante las campañas navideñas.

Coca-cola

Hoy en día no se entiende una campaña navideña sin sus regalos correspondientes. Los comerciantes utilizan estas campañas navideñas, donde la publicidad y las promociones son especialmente atractivas, para que a muchos se les haga imprescindible tener el último modelo del último producto que acaban de poner a la venta. Para ello, aprovechando la predisposición de los consumidores se sirven de un bombardeo publicitario que comienza aproximadamente un mes antes de que llegue la Navidad. Un claro ejemplo de quienes inician esta acción son las fábricas de juguetes quienes, a través de sus coloridos y divertidos comerciales, intentan atrapar a los niños para que éstos a su vez arrastren a sus padres a comprar el producto. Cabe destacar también la impactante emisión de anuncios de perfumes, relojes, ropa y demás artículos relacionados con el lujo.

Detrás de cada campaña navideña se esconde una efectiva estrategia de publicidad y marketing con la intención de crear una necesidad, un deseo de compra. Como consecuencia, la inmensa mayoría de las grandes marcas apuestan por campañas navideñas con lemas que evocan a las emociones, tocando la fibra sensible de sus consumidores. El propósito es el de crear engagement, es decir, provocar un vigoroso vínculo entre las marcas y sus consumidores.

¿Necesidad o capricho? Lo cierto es que en la actualidad, la Navidad no se entiende sin estas campañas publicitarias… ¿has hecho ya la carta a los Reyes?

WhatsApp chat Whatsapeamos?